Introducción
Módulo 1: Activismo Sostenible y Organización
Módulo 2: Modelos Organizacionales
Módulo 3: Co-Crear nuestro Modelo Organizacional
Módulo 4: Herramientas para la Resiliencia Colectiva

La organización en red

Una red es una forma de organización en la cual sus integrantes…

  • comparten una cantidad de principios, valores y un propósito comunes,
  • solamente están conectados de manera suelta (es decir, no estructurada de manera rígida),
  • se encuentran de manera seguida, temporal y en configuraciones variadas en relación a de determinadas actuaciones comunes (generación de valor o de cambios).

A primera vista las organizaciones en red son como comunas o comunidades de co-habitación: vivimos juntas para ahorrar costos y compartir recursos, cada quien sigue su vida propia y se encuentran en la cocina para tener conversaciones interesantes. Para ello, no hay que tener una amistad profunda, pero como cada quien conoce las particularidades del otro, todo se vuelve más previsible. Lo que une a las personas es más bien su diversidad.

Las y los integrantes de una organización en red pasan una y otra vez de estar en una relación latente (durmiente) a una relación activa con la que nuevamente refrescan y profundizan sus relaciones, e incluso conocen también a integrantes nuevos de la red. Son en cierto sentido organizaciones “plug-and-play” (enchufar y usar). Quien ya no aporta nada, pertenece cada vez menos a ella.

Estos proyectos o actuaciones comunes 

  • pueden tener intensidades diversas (intensidad), 
  • son soportadas y respaldadas por cantidades diversas de integrantes (extensión),
  • pueden a lo largo del tiempo cambiar su intensidad y extensión (dinámica) y 
  • son emergentes. 

Son lugares y tiempos “en los que pasa algo, en los que hay acción” (puntos de actividad, hotspots o centros de actividad).

Como en los proyectos generalmente se necesitan competencias diversas y éstas muchas veces no se pueden reclutar completamente de la red (porque no existen dentro de ella o quienes la tienen no disponen de tiempo), las redes se amplían periódicamente. Una integrante de la red integra un nuevo miembro que conoce de otros contextos (redes).

Una integrante que tiene muchos contactos fuera de la red, es generalmente para esta red más valioso como aquellos que solamente mantienen contactos a lo interno de la red; lo que a la vez reduce el valor de la integrante que introduce con cada integrante nuevo introducido.

Por otro lado, otros(as) integrantes de la red conocen el o la nueva integrante de la red lo que incrementa su valor de contactos potenciales en otras redes. Finalmente se benefician todos de ello. Lo que también se puede ver claramente con ello, que los límites de una red y sus pertenencias no solamente son vagos o imprecisos, sino también dinámicos o inestables.

Entre integrantes individuales de una red generalmente no hay relaciones formales o reguladas por contrato y por ende tampoco una dirección clara en cuanto a relaciones de poder. En cualquier caso determinados puntos de actividad  se transforman y se constituyen, por ejemplo, como proyectos, equipos, asociaciones, etc.

En términos de estructura, una red no es una jerarquía, sino más bien una “heterarquía”, es decir, relaciones de sobre- y de subordinación se reemplazan por mecanismos descentralizados de auto dirección. Las y los integrantes permanecen en gran medida autónomos.

Fuente:

Oesterreich, Bernd; Schröder, Claudia. Das kollegial geführte Unternehmen. Vahlen, 2017. Página 78.

Traducido por Rita Muckenhirn. 2017.

Literatura para profundizar:

  • Jan van Dijk: The Network Society; SAGE Publications, 2006; Primera edición de 1991.
  • Marshall McLUhan, Quentin Flore: Das Medium ist die Massage; Klett-Cotta 2011; Edición original de 1967.